8 meses sin respuestas: familias guatemaltecas desplazadas en México

La comunidad de Laguna Larga, ubicada en Petén, Guatemala, ahora tiene más de 8 meses de vivir en la zona fronteriza con México debido a un desalojo forzado. En este campamento temporal viven mujeres, niños y mayores en carpas; sin acceso a lo más básico, bajo situaciones que ponen en riesgo la integridad de sus vidas. A 8 meses de su desplazamiento Voces Mesoamericanas expone la situación de crisis humanitaria en un informe.

DSC_0132-001

Foto del campamento temporal donde vive la población desplazada. Foto: SweFOR México

Cerca de 450 personas – la mitad de ellas niños, niñas y adolescentes – tuvieron que dejar sus hogares en la aldea Laguna Larga el 2 de junio 2017. Se fueron hacia la línea fronteriza entre Guatemala y México en el estado de Campeche, huyendo de un operativo de desalojo ejecutado por más de 2 mil elementos del ejército y de la policía nacional civil de Guatemala. La comunidad no fue notificada previamente de la orden de desalojo, lo cual significa que fue violentado el principio del debido proceso. El impacto del desalojo fue tan duro que durante los tres primeros días; tres mujeres que estaban embarazadas tuvieron abortos espontáneos y tuvieron que ir al hospital de Candelaria en el estado de Campeche.

“Nosotros salimos forzosamente porque no queríamos violencia (…) algunos dejaron todo, las gallinas, los cochinos, eso allá se lo comieron. Se lo comieron los militares.” – Comunitario de Laguna Larga, Junio 2017

SweFOR México estuvimos presentes en el campamento como observadores internacionales el 16 de diciembre, durante la presentación del informe “Des-esperando en la frontera” publicado por Voces Mesoamericanas y la Mesa Transfronteriza Migraciones y Género. En el informe se levanta la situación política e histórica de desalojo que prevalece en el área de Petén y en el sur de México, además documenta la situación jurídica y humanitaria de las 111 familias de Laguna Larga.

Condiciones graves en el campamento ponen en riesgo las vidas de las personas   

En este momento la comunidad tiene más de 8 meses de estar viviendo en el campamento y las condiciones humanitarias son alarmantes. No hay acceso a agua potable, saneamiento y asistencia médica o psicosocial y las malas condiciones del camino entre el Desengaño y el campamento dificultan la entrega de víveres, agua y medicamentos. Por ejemplo, más de 30 niños están en un estado de desnutrición, y además de tener dificultades respiratorias y dermatológicas no hay posibilidad de seguir con su ciclo escolar.

Mientras tanto, la desesperación aumenta en la comunidad por no ver una solución digna a la situación. Las familias viven con incertidumbre del futuro, tristeza y desesperanza por haber perdido sus hogares y fuentes de subsistencia. A pesar de su situación, siguen organizándose con Voces Mesoamericanas para poder regresar a sus tierras.

El 14 de junio de 2017, ante la gravedad de la situación, Voces  Mesoamericanas, La 72 Hogar Refugio para Personas Migrantes y dos otras organizaciones solicitaron Medidas Cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
El trabajo de acompañamiento por Voces Mesoamericanas sigue hasta que la comunidad de Laguna Larga, acceden sus derechos humanos y puedan regresar a su casa.

SweFOR México