Hasta luego Victoria

El frio del invierno se fue y la primavera ya está llegando a San Cristóbal de las Casas. La llegada de marzo significa también que para una compañera su tiempo con el equipo de SweFOR México está por terminar. Le deseamos lo mejor!

DSC_0235

Foto: SweFOR México

Victoria ha cumplido dos años trabajando en SweFOR México. En unas semanas ya será el momento para ella de despedirse y andar por nuevos caminos.

¿Cómo se siente terminar tu tiempo en México?

¡Se sienten muchas cosas a la vez! Me siento dividida. Siempre es un poco difícil cuando has vivido en un lugar por mucho tiempo y tienes tu vida bien arreglada ahí. Estoy muy agradecida por mi tiempo en San Cristóbal con SweFOR. Ha sido emocionante, divertido, a veces difícil, duro y bonito. Aprendí mucho y crecí como persona también. Ahora sé un poquito más de cómo funciona el trabajo de derechos humanos a nivel local y de qué forma se organizan los defensores de derechos humanos aquí en Chiapas. También por nuestra parte, como organización internacional, he ido aprendiendo cómo se puede apoyar a la sociedad civil y su trabajo tan importante para que ellxs sientan que haya un respaldo, espacio y posibilidad de continuar el trabajo a favor de los derechos humanos. Para mí, fue mi primera vez trabajando con este aspecto.

¿Qué planes tienes para los próximos meses?

Voy a volver a mi tierra, a Suecia. Allá voy a dedicar mi tiempo a estudiar mi maestría. También va a ser un proceso de reintegrarme en Suecia después de tanto tiempo fuera. Voy a aprovechar para pasar mucho tiempo con mi familia y mis amigas y amigos. También voy a buscar un trabajo y retomar el activismo en grupos locales, con enfoque de mujeres y jóvenes en temas de género y salud. Mi interés por México y la sociedad civil en Latinoamérica solo sigue creciendo, ojalá pronto pueda salir de nuevo para trabajar en algún proyecto por este lado del charco.

DSC_0224

¿Qué te vas a llevar de México que va a impactar tu camino futuro?

Me llevo todos los encuentros, momentos lindos y las relaciones con personas; también voy a intentar llevar una parte del estilo de vida de aquí, que es un poquito más suave y humano. Voy a valorar más las relaciones humanas porque siento que a veces no se prioriza tanto en mi país. Me llevo también todas las experiencias relacionadas a derechos humanos y aprendizajes sobre el contexto, qué tan poderoso es el miedo y también qué poder tiene la solidaridad y el apoyo entre sí para contrarrestarlo.

¿Qué vas a echar de menos?

Voy a extrañar la emoción de poder trabajar con las personas defensoras de aquí, los viajes, las actividades, los momentos menos formales con lxs acompañadxs, mi equipo, mis compas del trabajo, las montañas y la naturaleza de Chiapas, la música, la cultura, la comida, el baile y los perros chiapanecos.

¿Tienes algunas recomendaciones para las nuevas y los nuevos observadores de paz que van a incorporarse al equipo en unos días?

La experiencia fue muy enriquecedora a muchos niveles. El trabajo es muy interesante, se puede realmente influir en el proyecto y desarrollarlo; eso me gusta. Ha sido un privilegio trabajar tan cerca de esas personas valiosas que trabajan para mejorar la situación en Chiapas. Se trabaja mucho en equipo, lo cual personalmente me gusta mucho pero también puede ser un desafío. Les recomiendo cuidar mucho a una misma, al equipo y a la gente alrededor. Eso es clave para mí. Es muy importante tomar el tiempo de descansar y disfrutar para poder recargar baterías y enfrentar la realidad y los retos diarios.

Equipo SweFOR México