Minas antipersonales causan heridas y temor en comunidades indígenas en el municipio de Riosucio, Chocó

170420 Riosucio Asorewa comunidad Quiparado

El 19 de marzo de 2017 se presentó un incidente en el que un niño perdió una de sus extremidades inferiores por una mina antipersonal que se encontraba  a menos de cien metros de la comunidad indígena Pichindé, en el municipio de Riosucio, la cual pertenece a ASOREWA (La Asociación de Cabildos Indígenas Embera, Wounaan, Katío, Chamí y Tule del Departamento del Chocó).

Este hecho se suma a otros que revelan la situación en la que viven las comunidades en el departamento del Chocó por la presencia de minas antipersonales en sus territorios. Desplazamientos y confinamientos, así como amenaza a la seguridad alimentaria, son sólo algunas de las consecuencias de esos actos de guerra. Esto ha sido confirmado, entre otros, por una misión de la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, en conjunto con la Unidad para las Víctimas, la Defensoría del Pueblo, y la administración municipal de Riosucio, realizada entre los días 28 y 30 de marzo.

Entre el 18 a 21 de abril SweFOR junto con ASOREWA y otras organizaciones nacionales e internacionales realizaron una misión de verificación a varias comunidades afectadas en Riosucio. Dada la situación observada SweFOR  desea expresar su preocupación por la grave situación en Riosucio y recordar a los portadores del deberes del Estado colombiano su responsabilidad de garantizar la seguridad de los pueblos indígenas, quienes son sujetos de derecho especial, como lo destaca la Corte Constitucional en el auto 004 de 2009.

 

 

[1]