La ONU visita Chiapas para recabar testimonios sobre la situación de los pueblos indígenas
20171114_114741

La Relatora llega al ejido La Candelaria. Foto: Victoria Särnhult

El pasado 14 de noviembre recibimos la visita oficial en Chiapas de la Relatora Especial de la ONU sobre los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz. Ella visito en México los estados de Guerrero, Chihuahua y Chiapas con el objetivo de corroborar los esfuerzos que el Estado realiza para garantizar los derechos de los pueblos indígenas y los retos a priorizarse en el contexto nacional. En su visita a Chiapas la relatora atendió testimonios de pueblos indígenas y sociedad civil en el Ejido la Candelaria (en San Cristóbal de las Casas) donde SweFOR estuvo presente.

La visita a Chiapas originalmente se iba a realizar en el pueblo de Acteal, municipio de Chenalhó, donde este año se conmemoran los 20 años de la “Masacre de Acteal” donde fueron asesinadas 45 personas. Los crímenes siguen en impunidad. La visita de la Relatora finalmente tuvo que reubicarse y no pudo realizarse en Acteal por un conflicto de tierras en disputa  entre los municipios Chenalhó y Chalchihuitán que había resurgido unos días antes del evento.

En el ejido de Candelaria se recibió a la Relatora mediante una ceremonia abierta al público. Luego, la sociedad civil y pueblos indígenas ch’ol, tzotzil, tzeltal y zoque expusieron ante la Relatora en espacios cerrados, la situación que viven los pueblos indígenas en Chiapas. En mesas temáticas se trató los siguientes temas; autonomía, autodeterminación y territorio, impunidad en crímenes de lesa humanidad y falta de justicia a pueblos indígenas, incremento de la violencia e inseguridad asociadas a delincuencia organizada, y mujeres e infancia indígenas población más vulnerables a violaciones de derechos humanos. Participaron varias organizaciones y personas que están siendo acompañadas por SweFOR; el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, Voces Mesoamericanas y el sacerdote y coordinador de la pastoral social en Chiapas Marcelo Pérez.

“Persiste una brecha de implementación en relación con las recomendaciones hechas en 2003”

El objetivo de la visita era doble: examinar la implementación de las recomendaciones realizadas por su predecesor en 2003 y evaluar cómo México ha incorporado sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos en relación con los pueblos indígenas.

Según la Relatora actual persiste una brecha de implementación tanto en relación con las recomendaciones hechas por el Relator Especial Stavenhagen como en relación con la implementación de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas. En su informe preliminar destaca que:

“El Gobierno mexicano debería reconocer sus responsabilidades por los problemas descritos y adoptar medidas decididas para mostrar un verdadero compromiso para cumplir con los derechos de los pueblos indígenas.”

En el informe publicado por el predecesor en 2003 un tema central era los derechos sobre las tierras. Los instrumentos internacionales sobre los derechos de los pueblos indígenas subrayan la especial relación que estos tienen con sus tierras, territorios y recursos naturales.

14 años después, Tauli-Corpuz subraya que, a pesar de las recomendaciones de su predecesor,

“no se han adoptado verdaderas medidas a este respecto, y el régimen de derechos a las tierras sigue sin ser consonante con los estándares internacionales relevantes.”

Aplicación inadecuada de procesos de consulta

En su informe de 2015 sobre la situación de los derechos humanos en México, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos identificaba que en los últimos años ha aumentado la preocupación sobre grandes proyectos promovidos por el Gobierno y las cuestiones relacionadas de la consulta y el consentimiento libre, previo e informado.

La Relatora cuenta que escuchó quejas repetidas sobre proyectos de desarrollo económico que no fueron adecuadamente consultados y han conducido al despojo de las tierras, a impactos ambientales, a conflictos sociales  y a criminalización de los miembros de las comunidades indígenas que se oponen a ellos. En su informe destaca:

“La información recibida indica que la aplicación inadecuada de procesos de consulta ha contribuido a divisiones y conflictos dentro de las comunidades indígenas. Es motivo de preocupación el modo en que se ha concebido y aplicado la consulta hasta el momento en México, en particular en relación  con  consultas llevadas  a cabo  sobre ciertos proyectos mineros, energéticos, extractivos, de infraestructuras y agrícolas.”

La Relatora subraya que incluso en ausencia de legislación nacional sobre esta cuestión, México ya tiene la obligación de consultar a los pueblos indígenas sobre cualquier actividad o medidas  legislativa o  administrativa que pudiera afectarles  de acuerdo  a los  estándares  del Convenio 169 de la OIT, la jurisprudencia Interamericana y la Declaración de la ONU.

Defensores indígenas en alto riesgo

La situación para las y los defensores de derechos humanos indígenas fue un tema priorizado para la Relatora ya que la mayoría de los asesinatos cometidos en los últimos años contra personas defensoras fueron  por que trabajaban en temas indígenas, asuntos relacionados a los territorios y con el medio ambiente. La ONU ha precisado que muchos defensores de derechos indígenas son sometidos de manera constante a acoso, amenazas, desapariciones forzadas, vigilancia ilegal, restricciones de viaje, chantaje y violencia sexual.

Reconociendo el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil en apoyar a los pueblos indígenas para adoptar acciones legales para la protección de sus derechos humanos la Relatora subrayó: “Considero inaceptable que sean objeto de cualquier clase de estigmatización, hostigamiento o ataques por desempeñar este trabajo.”

Igualmente, la Relatora felicito al Gobierno de Mexico por la implementación del Mecanismo para la protección de defensores y defensoras de derechos humanos y periodistas. Al respecto, también coincidió con las observaciones que Michael Forst, Relator Especial sobre la situación de las personas defensoras de derechos humanos, quien hizo una visita a Mexico en febrero de este año; la Relatora destaco la necesidad de considerar “medidas de protección colectivas y culturalmente adecuadas en el caso de los pueblos indígenas.”

SweFOR México