“Para mí ha sido un privilegio trabajar en esta organización”

Apenas terminó el mes más corto del año y la primavera está por llegar a San Cristóbal de las Casas. Para dos de nuestras compañeras esto significa que ha llegado el momento de finalizar su tiempo en SweFOR México. Pero antes de irse  comparten unos recuerdos de sus experiencias con la organización.

DSC_0013

Elena Arnaiz y Miriam Steinbach Foto: Emelie Lundberg

Miriam Steinbach está por terminar su tercer año trabajando en SweFOR México. Elena Arnaiz ha cumplido un año en la oficina pero lleva más de tres años viviendo en Chiapas. Ayer fue el último día trabajando por SweFOR y hoy empiezan a andar por nuevos caminos.

¿Cómo se sienten ahora que terminen de trabajar aquí?

Miriam: Es difícil explicar cómo me siento. Tal vez un poco triste pero al mismo tiempo ya es tiempo de empezar algo nuevo. Para mí ha sido un privilegio trabajar en esta organización y he aprendido mucho a través de este trabajo, y al mismo tiempo he tenido la oportunidad de conocer muchas personas increíbles.

Elena: Estoy de acuerdo. Creo que ha sido muy educativo y todo un reto profesional y personal trabajar en SweFOR México, pues es una gran inmersión en todos los aspectos de la vida del observador Internacional ya que incluye mucho trabajo y el acompañamiento internacional en zonas de conflicto y con personas que defienden los derechos humanos contra viento y marea. ¡Así que si! Al terminar de trabajar en SweFOR se siente un ligero vacío, pues es un gran ritmo que ahora va a cesar.

Miriam: Ha sido un lujo trabajar con estos defensores y defensoras que son tan fuertes. Son los encuentros con ellos y ellas que me han motivado estos tres años.

¿Cómo se siente volver a casa?

Elena: Ya vivía aquí en San Cristóbal antes que entré a trabajar en SweFOR, así que me quedo en el pueblo un rato más. Lo que voy a hacer es tomarme unos meses sabáticos para dedicarme a mí y a integrar esta experiencia tan enriquecedora. Me dedicaré a mis pasiones y a marcarme los objetivos para los próximos pasos. Pero de momento descansar y hacer lo que me gusta, viajar y conectar con viejas amistades. En resumen dedicarme a los pendientes de los afectos y el corazón.

Miriam: Me siento muy emocionada volver a Suecia después de tanto tiempo aquí en México. Tengo muchas ganas de ver a mi familia y mis amigos y tener la chance de estar con ellos por un tiempo más largo. Pero tienen que esperarme unas semanas más porque primero voy a quedarme en la Ciudad de México (¡hasta que haya sol en Suecia!). Ya en Suecia voy a intentar a dedicar mi tiempo a la maestría en comunicación para el desarrollo que estoy estudiando. También quiero tomarme tiempo para pensar en lo que quiero hacer en el futuro. Posiblemente trabajaré con capacitación y comunicación, tal vez con jóvenes.

Elena: Yo estoy segura que volveré a trabajar en la defensa de derechos humanos, ya sea en México o en mi tierra – el País Vasco.

DSC_0015

Elena Arnaiz y Miriam Steinbach Foto: Emelie Lundberg

¿Qué van a extrañar?

Miriam: Voy a extrañar todas las personas valientes e inspiradoras que he tenido el placer de conocer a través del trabajo. También mi querido San Cristóbal y por supuesto todos los amigos que tengo aquí. Y aunque estoy bastante segura que volveré a México en el futuro voy a llevar algo mexicano muy valioso a mi casa en Suecia – ¡mí perro callejero Ziggy!

Elena: Sobre todo a la gente y los procesos sociales que acompañamos y defendimos conjuntamente, desde las herramientas del acompañamiento internacional y desde los propios afectos que se van entretejiendo en las relaciones con quienes acompañamos. También voy a extrañar a mis compañeras de trabajo que fueron mis compañeras de casa y mis amigas al mismo tiempo. Por último voy a echar de menos muchas cosas de las dinámicas del trabajo de SweFOR y es que son muchos años de experiencia acumulada que aun así se transforma con la propia experiencia.

Miriam: Sí, trabajar con SweFOR ha sido como una escuela. Durante los tres años que yo he formado parte de la organización he estado involucrada en el desarrollo del proyecto, obteniendo experiencia de trabajar en un equipo pequeño y aprendiendo mucho sobre el trabajo en defensa de los derechos humanos, entre varias cosas. También me ha dado cuenta de lo complejo que es la realidad en México. Muchas de las temáticas que trabajamos aquí son ignoradas cuando se reporta sobre la situación actual en México. No solo hay problemas con narcotráfico, también existen conflictos locales no tan conocidos y violencia estructural que muchas veces no es visible a nivel nacional. Por eso, siento que es importante que seguimos acompañando y apoyando a la sociedad civil mexicana y que visibilizamos los retos que enfrentan las personas defensoras de los derechos humanos y el trabajo que ellas realizan.

Elena: Llegarán nuevos y nuevas observadores al equipo, y juntos están haciendo un gran trabajo, que se desarrolla y se supera día a día, abierto a cambios, transformándose y me produce mucha satisfacción haber sido parte de esta familia.

Equipo SweFOR México