¿Qué pasó luego? -La Ley de Seguridad Interior

Durante el último año un tema debatido ha sido la Ley de Seguridad Interior, adoptada el 21 de diciembre de 2017, recibiendo críticas graves tanto por parte de la sociedad civil como de organizaciones nacionales e internacionales de Derechos Humanos. Aquí compartimos una breve línea de tiempo y opiniones sobre dicha ley.

 

Collage de diferentes artículos de la Ley de Seguridad Interior.

En diciembre 2016, el general Salvador Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), hizo un llamado a crear un marco jurídico destinado a regular la actuación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública, a raíz de que, en la práctica, ya habían sido incorporadas a esta tarea. Esto fue el inicio de lo que decidieron llamar la Ley de Seguridad Interior.

En abril 2017 se presentaron propuestas sobre dicho marco jurídico.  Entrevistamos a Pedro Faro, director del centro de derechos humanos Frayba (Fray Bartolomé de las Casas, acompañado por SweFOR), sobre posibles afectaciones de estas propuestas. Pedro Faro mostró su preocupación por posibles afectaciones y comentó:

“Con esta propuesta de ley se les da la facultad de operar como investigadores, como si fueran ministerios públicos u operadores de justicia. Se les da el poder de realizar acciones de espionaje a la población sin ninguna restricción o la facultad de un juez. Esto se nos hace sumamente peligroso porque, en concreto, se estarían violando varios de los derechos humanos, como es el derecho al debido proceso, garantías judiciales y el derecho a la privacidad”.

También comentó sobre cómo esta ley podría afectar a los centros y lxs defensorxs de derechos humanos:

    “Una de las posibles consecuencias que vemos es la apertura al despojo territorial a partir de la aplicación de esta ley. En situaciones de defensa de la tierra y el territorio ante, por ejemplo, megaproyectos de minería o de infraestructuras, se podría motivar la represión a movimientos argumentando que es para el bien común o para la seguridad de la nación”.

Durante una entrevista el 24 de abril el año pasado, Pedro Faro dijo:

    “En un lugar como Chiapas, donde aún hay un conflicto armado interno no resuelto, esta ley fortalecería un paradigma de guerra, cuando más bien hay que apostarle a generar acciones de diálogo y paz”.

El 30 de noviembre de 2017 aprobaron la ley en la cámara de diputados, lo cual no fue bien recibido por parte de la sociedad civil, nacional e internacional. ONU, CNDH y CIDH alertaron sobre la Ley de Seguridad Interior, señalando que, en los términos en que pretende aprobarse, contiene preceptos contrarios a estándares en materia de derechos humanos, y no aportaría soluciones reales al problema de seguridad del país.

La ley fue adoptada el 21 de diciembre de 2017, en medio de las celebraciones navideñas. A inicios de febrero del año en curso la sociedad civil de Chiapas, entre ellos Frayba, organizaron un foro para analizar los efectos políticos de la ley. En dicho foro se discutió los puntos clave de la ley en relación a la defensa de los derechos humanos. Levantaron su preocupación del hecho que esta ley permita la militarización y convierta a México en un país militarizado. Criticaron la centralización del debate, que ha estado basado en la capital y que no ha existido un debate o distribución de información en los estados. También criticaron entre otros el artículo 29, que dice que el presidente en conjunto con la cámara de diputados puede suspender derechos, lo cual va en contra de la Constitución. Concluyeron que la ley significa una grande reducción de su espacio de acción como organizaciones y defensores de derechos humanos.

“Es alarmante que en este país las Fuerzas Armadas representan el poder del Estado más importe con un poder ilimitado, el cual no es tocado a pesar de que tienen las manos manchadas de sangre en masacres, ejecuciones extrajudiciales y torturados hacia los pueblos originarios, campesinos, luchadores sociales, defensores y defensoras de derechos humanos, hacia quienes no se cansan de luchar y defender sus derechos y la de los demás en México y el mundo”… “Somos un país en luto.”  -Dijo Pedro Faro, Frayba durante el foro.

El 8 de marzo las mujeres integrantes de la organización Sociedad Civil Las Abejas manifestaron en el marco al día internacional de la mujer, en frente de un campamento militar. Denunciaron que “la Ley de Seguridad Interior aprobada apenas el año pasado, viene a confirmar lo que hemos denunciado siempre los pueblos organizados, que el ejército sirve a los ricos y poderosos”.  – blog de Servicio Internacional para la Paz

SweFOR seguirá la evolución y el desarrollo de La Ley de Seguridad Interna, que toca transversalmente nuestra labor con las organizaciones acompañadas en México.

Equipo SweFOR México