Solosuchiapa: el norte de Chiapas comienza a unirse frente a la minería

Chiapas es uno de los pulmones de México, cuenta con una riqueza que se ve afectada por desastres naturales, contaminación del hombre y proyectos extractivos de grandes empresas. En Solosuchiapa, organizaciones de la sociedad civil y ejidos se están organizando para prevenir el posible impacto de la mina San Francisco del Oro S.A. de C.V. a sus tierras y ríos.

20180515 foto artículo Solosuchiapa

Padre Marcelo Pérez Pérez estuvo presente en el encuentro en Solosuchiapa. Foto: SweFOR México

Chiapas es uno de los estados más ricos en recursos naturales de todo México. Organizaciones ambientalistas, de derechos humanos, ejidos y campesinos están protegiendo los derechos ambientales del Estado, que se ven afectados no sólo por la contaminación, incendios o desastres naturales, sino que están parándose también frente a proyectos extractivos que atentan contra su salud, su derecho a la tierra y el uso que llevan haciendo de ella desde hace generaciones.

Esta defensa conlleva muchos riesgos: los y las defensoras ambientalistas en ocasiones se enfrentan a intereses políticos y económicos de gran poder que resultan en amenazas, criminalización, difamaciones e incluso asesinatos. En 2017 América Latina fue la región donde se produjeron más asesinatos a personas defensoras de la tierra y territorio, logrando México el cuarto lugar a nivel mundial con 15 asesinatos registrados.

El Grupo de Trabajo la ONU sobre empresas y derechos humanos publicó un informe en 2017 sobre su última misión en México. Algunas recomendaciones realizadas a las empresas en dicho informe fueron “que se consulte efectivamente a las personas y comunidades potencialmente afectadas, procurando que reciban información oportuna y completa sobre los proyectos propuestos o los cambios que podrían afectarlas, y acepten que esos procesos de consulta podrían provocar cambios en el proyecto” y que “la intimidación y las agresiones contra los defensores de los derechos humanos y los periodistas de investigación que alertan sobre actividades empresariales son inaceptables y no se tolerarán”. Estas recomendaciones, aunque es muy necesario que sean implementadas por las empresas, no eximen de responsabilidad al Estado pues es este quien tiene que proteger y velar por los derechos de la sociedad civil y los bienes naturales.

DSC_0036 blogg

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas también estuvieron presente en el encuentro. Foto: SweFOR México

Solosuchiapa

El norte de Chiapas es una zona donde se están dando proyectos extractivos que afectan a muchos pueblos y comunidades, como la minera San Francisco del Oro S.A. de C.V. en Solosuchiapa. Pertenece a la compañía Minera FRISCO, propiedad de Carlos Slim -uno de los empresarios más ricos de México y del mundo-, y logró las concesiones correspondientes al 42 % del territorio municipal entre 1988 y 2005 con el permiso de extraer minerales por 45 años.

Defensores de derechos humanos acompañados por SweFOR, como el sacerdote Marcelo Pérez Pérez y representantes de CDH Fray Bartolomé de las Casas, están atendiendo las solicitudes de más información sobre el impacto de la minería en las tierras y los ríos cercanos. SweFOR tuvo la oportunidad de estar presente en dos de estos encuentros y participantes del Ejido Francisco I. Madero comentaron:

“esta mina, aunque está localizada en Solosuchiapa, podría afectar también a municipios cercanos como Tapilula, Ixtacomitán o Ixhuatán y a ejidos como Cerro las Campanas, Villaflores y Francisco I. Madero debido a la magnitud del área concesionada.”

“Por un tiempo la cosa estaba tranquila, cuando de verdad nos asustamos fue un día que se sintieron enormes temblores y un gran estruendo que se escuchó incluso en comunidades lejanas. Es por eso que ahora necesitamos organizarnos y hacer algo contra la mina, nos preocupa el río y nuestras tierras”.

 

Equipo SweFOR México