Impacto de la violencia en el proceso electoral mexicano

El periodo electoral previo al 1 de julio ha sido uno de los más violentos hacia políticos y candidatos que se recuerda en México. Analistas expertos catalogan el impacto en la sociedad civil como fuerte debido a que la violencia está destinada a dejar huella en las políticas actuales y futuras que se llevarán a cabo en el país.

dav

Anuncio de casilla electoral. Foto: SweFOR México

Este 1 de julio la sociedad civil mexicana está llamada a votar para elegir a la persona que presidirá el país por los siguientes 6 años. En ciertos estados habrá además papeletas destinadas a designar senadores, diputados federales, gobernadores, diputados locales y ayuntamientos. Un ejemplo es Chiapas, estado donde SweFOR desarrolla principalmente su trabajo en México, en donde se distribuirán aproximadamente 11 millones de boletas para elegir más de 1700 cargos públicos.

Es un momento clave en el devenir de México tanto a nivel interno, por el desarrollo e implementación de nuevas leyes y proyectos económicos, como a nivel internacional por las políticas migratorias con USA y Centroamérica, el Tratado de Libre comercio de América Norte y acuerdos internacionales y el Examen Periódico Universal del próximo noviembre en materia de derechos humanos.

Impacto de la violencia en las elecciones

La violencia política electoral alcanzó niveles jamás vistos en elecciones anteriores. (Giancarlo Summa, director del Centro de Información de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para México, Cuba y R. Dominicana.)

Desde que la campaña electoral comenzó en septiembre de 2017 hasta la fecha se han producido 130 asesinatos y 543 ataques a políticos y candidatos. Uno de los últimos, realizado a pocas horas de la finalización del periodo electoral, contra el alcalde interino en el municipio de Buenavista Tomatlán, Michoacán. Según el “Sexto Informe de Violencia Política en México 2018”, de Etellekt Consultores, al menos el 75% de las agresiones se realizaron contra políticos de la oposición, siendo Guerrero, Michoacán, estado de México, Oaxaca, Puebla, Veracruz y Guanajuato los estados que más homicidios y agresiones han reportado.

No sólo los políticos y candidatos han sido foco de violencia y ataques, también se han producido en las últimas horas robos de las boletas de votación en Veracruz, Oaxaca y Tabasco. En Chiapas, el 28 de mayo se reportó el robo de los equipos de cómputo de votaciones y el intento de robo del padrón electoral de las oficinas del Consejo Municipal del Instituto Electoral de Participación Ciudadana, en Tuxtla.

El consejero presidencial del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello, condenó los asesinatos producidos en el país y afirmó que “la violencia es incompatible con la democracia”, y el actual Presidente de la República de México, Enrique Peña Nieto, opinó que “la mejor forma de manifestar nuestro rechazo a este tipo de actos es acudiendo a votar”. Por otro lado, organizaciones de la sociedad civil han habilitado espacios donde denunciar compras de votos, llegando a reportar ofrecimientos de entre 500 y 5000 pesos mexicanos dependiendo del estado y la fuerza política.

Impacto de esta violencia en sociedad civil y personas defensoras

El mandato de SweFOR México es ampliar el espacio de acción de las personas defensoras de derechos humanos, por eso nuestra mayor preocupación es cómo este clima de violencia influye y afecta a la sociedad civil mexicana.

Mapa agresiones periodistas Foto: Red Rompe el Miedo

Mapa agresiones a periodistas. Foto: Red Rompe el Miedo.

La Red Rompe el Miedo es una plataforma que lleva monitoreando la violencia hacia personas defensoras y profesionales de la comunicación desde su nacimiento en 2013. Para este 2018, han ampliado los centros de monitoreo siendo el responsable en Chiapas el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, organización acompañada por SweFOR.

Desde su activación el 4 de abril hasta el cierre de campañas, ha documentado 72 agresiones contra la prensa en relación con su trabajo. Está conformada por más de 70 nodos que incluyen a alrededor de 700 periodistas, personas defensoras de derechos humanos y observadoras electorales en todos los estados del país. Ante la falta de garantías de protección del Estado, las y los integrantes de la Red serán monitoreadas y acompañadas durante la jornada electoral por un Centro de Monitoreo Nacional y Centros de Monitoreo en 11 estados del país, en coordinación con organizaciones locales de derechos humanos.
(Red Rompe el Miedo)

SweFOR, que monitoreará con las organizaciones de derechos humanos acompañadas, está también preocupado por el impacto que tendrá en su trabajo el tiempo sin autoridades hasta que las nuevas administraciones ocupen sus puestos en el estado y los municipios de Chiapas. Una parte esencial en la protección que brindamos a las y los defensores en Chiapas se basa en nuestra relación con las autoridades de las zonas a las que viajamos y su responsabilidad en preservar la integridad y seguridad de las personas defensoras de derechos humanos.